Translate

miércoles, 30 de enero de 2013

Romance a mi padre




    Firme  la  mirada  azul, 
alta  la  noble  cabeza,
prieta  la  boca  en  el  rezo
de  adiós  a  su  amada  tierra,
besole  el  viento  la  cara
por  dejarle  olor  a  siega
y  el  río  quedose  quieto
para  contemplar  su  pena.
Ya  murieron  padre  y  madre,
ya  nada  en  el  pueblo  queda,
que  lo  poco  que  tenía
lo  amontonó  en  la  maleta
por  ir  a  buscar  futuro, 
por  hacer  mañanas  nuevas
que  le  quitaran  el  hambre,
el  dolor  y  la  miseria.

Empezó  su  nueva  vida
en  las  faldas  de  la  Iglesia
con  clérigo  de  alta  alcurnia,
entre  flamear  de  velas,
entre  rezos  y  oraciones
con  la  episcopal  nobleza
ayudante  de  un  santón
por  ganar  sueldos  y  cenas.

Le  llegó  el  tiempo  de  hacer
familia  cristiana  y  buena
y  a  una  moza  que  quería 
le  propuso  la  tarea
de  que  le  pariera  hijos
y  fuera  su  compañera,
en  lo  bueno  y  en  lo  malo,
en  escasez  y  riqueza.

A  poco  llamó  la  patria
con  fusiles  a  su  puerta
y  se  lo  llevó  a  luchar,
no  en  una,  sino  en  dos  guerras,
la  una  fue  por  su  Dios,
la  otra  por su Dios fuera,
que siempre puso la fe
como razón de su entrega.

Sacó  del  pueblo  humildad,
fanatismo  de  la  Iglesia,
ternura  del  matrimonio,
acritud  de  las  contiendas,
y  con  estas  cuatro  cosas 
enarboló  la  bandera
de  formar  bien  a  los  hijos
que  de  su  sangre  nacieran.

Y  por  tantos  como  tuvo
tantas  penas  le  vinieran,
unos  por  salir  torcidos,
otros  por  írseles  fuera,
otros  por  echarle  culpas
que  nunca  pensó  tuviera,
y  sin  embargo  por  todos
siguió  gastando  sus  fuerzas.

Se  fue  secando  su  piel
de  tanto  salir  de  ella
sudores  de  mil  esfuerzos,
fatigas  de  mil  faenas,
se  le  volvió  el  pelo  blanco,
y  por  cada  cana  nueva
miraba  al  cielo  feliz
y  daba  gracias  por  ella.

Sigue pegado a  su  cara
aquel  olor  de  la  siega
que  el  viento  le  regaló
cuando  abandonó  la  era,
y  aun  le  huelen  las  manos
a  cirios  y  a  blancas  velas,
a  metralla  y  a  fusiles,
a  pañales  y  a  carpetas.

Nunca cayó  en  tentación
de  cambiarse  de  chaqueta
porque  la  pegó  a  su  cuerpo
el  día  que  la  eligiera,
y  cumple  con  la  lealtad
que  le  exige  su  conciencia
sin  tener  un  titubeo
en  su  tozuda  firmeza.

Haya  sido  bueno  o  no,
que  lo  juzgue  nadie  deja,
que  dice  que  en  su  final
ya  Dios  le  dará  sentencia,
y  que  tendrá  a  mucho  orgullo
presentarle  la  cosecha
de  lo  que  en  vida  sembró,
aunque  tenga  malas  hierbas.

Y  yo,  que  por  él  nací,
que  por  él  vine  a  la  tierra,
miro  su  frente  marcada
por  alegrías  y  penas,
y  me  pregunto  cual  es
la  arruga  que  yo  le  hiciera,
que  la  quisiera  borrar
porque  no  muera  con ella.

Mª Carmen Prada Alonso