Translate

domingo, 23 de septiembre de 2012

Olor a ácido úrico


OLOR A ÁCIDO ÚRICO

(Contestación a Sostres, 2010)


Cuando creemos que hemos llegado al límite de nuestra capacidad de asombro, nos encontramos con elementos como el innombrable tertuliano que todos tristemente hemos conocido en estos días, y nos damos cuenta de que para el asombro no hay límites. Ya está dicho todo sobre este individuo, pero me gustaría aportar mi granito de arena y me dirijo a él.

Mentecato: Tengo la impresión de que eres una persona sucia, muy sucia, no solo en tu mente sino también en tu higiene. Quizá pertenezcas al grupo de hombres que cuando orinan se la sacuden y se la envainan sin molestarse en coger papel, dejando en el slip el acusador círculo amarillento; quizá dejes el W.C. salpicado de goterones, la tapa levantada, el lavabo lleno de los pelillos del afeitado, el grifo pinteado de pasta de dientes. Esto último no, que a buen seguro la boca no te la lavas. Quizá seas de los que dice mi amiga la tintorera que llevan a limpiar los pantalones llenos de raspas sanguinolentas de almorranas mal cuidadas y mal higienizadas; tus sábanas estarán sembradas de grumos de pielcitas de los pies que no te cuidas, y en tu almohada estarán pegados los restos de las pocas greñas que te quedan.

Sin duda no tienes mujer ni hijas, porque a tipos como presuntamente eres tu, no hay estómago que los aguante, y si las tuvieras, que, repito, no creo, habrán salido de casa corriendo al oír tus asquerosas declaraciones y se habrán escondido del mundo ante la vergüenza que habrán sentido..

Hay muchos descalificativos para ti en nuestra rica lengua, pero te voy a poner solo uno: gañán.



Mª Carmen Prada Alonso